Home Fotografía ¡AHLAN!, el HOLA! del Sahara Occidental en los salones Británicos

¡AHLAN!, el HOLA! del Sahara Occidental en los salones Británicos

by Vanesa Cejudo
alhan.jpg

Hace unos días el proyecto de Nuria Carrasco ¡AHLAN! (revista fake del HOLA!) fue seleccionado como uno de los mejores foto reportajes del año por Martín Parr y la British Journal of Photography. Su trabajo retrata desde la sátira y la ironía una realidad sin tratar por los organismos internacionales, los campamentos Saharauis de Tinduf. Nuria nos cuenta como fue su proceso artístico y su opinión en torno a cómo el arte puede colarse en la opinión pública “problematizando” y visibilizando contextos incómodos u olvidados por los organismos internacionales.

Hace unos días el proyecto de Nuria Carrasco ¡AHLAN! (revista fake del HOLA!) fue seleccionado como uno de los mejores foto reportajes del año por Martín Parr y la British Journal of Photography. Su trabajo retrata desde la sátira y la ironía una realidad sin tratar por los organismos internacionales, los campamentos Saharauis de Tinduf. Nuria nos cuenta como fue su proceso artístico y su opinión en torno a cómo el arte puede colarse en la opinión pública “problematizando” y visibilizando contextos incómodos u olvidados por los organismos internacionales.

Todos mis proyectos forman parte de una intención común que para mi es esencial: la de crear desde la sátira y el humor, utilizando representaciones insólitas.

Fuiste una de las artistas seleccionadas por convocatoria pública para asistir a los Encuentros Internacionales de Arte y Derechos Humanos del Sahara Occidental, ¿cómo surgió la idea de presentar un fake de la revista HOLA!? Surgió casi como algo natural, me venía rondando en la cabeza con el proyecto anterior “Fortuna 82, Moraleja 13”, donde se trabajaban conceptos irónicos en torno al intercambio de roles entre diferentes esferas de las clases sociales. En conversaciones con mi amiga Carmen Campos surgió la idea de poner en relación la revista ¡HOLA! con alguno de mis trabajos y cuando me invitaron a Artifariti para hacer un trabajo sobre el Sahara Occidental pensé que era perfecto contar esa historia a través de este formato.

AHLAN-PORTADA

AHLAN PORTADA

¿Cómo dialoga este proyecto con otros tuyos anteriores? ¿cómo definirías tu proceso artístico? La verdad es que todos mis trabajos, aunque a veces no soy consciente de ello, tiene una línea común. Los formatos varían en función de la propuesta pero todos dialogan con una intención de mostrar ciertos conflictos sociales que se enmarcan en la realidad de lo cotidiano. Por eso al mirar hacia atrás sí que veo una linealidad. Algunos proyectos me llevan a otros cómo en caso de ¡AHLAN!. Todos forman parte de una intención común que para mi es esencial: la de crear desde la sátira y el humor, utilizando representaciones insólitas. Mi trabajo me gusta y disfruto con él, si trato temas “duros” lo hago desde la ironía que me parece una manera más eficaz de contar las cosas que la de los medios de información a los que estamos acostumbrados.

Y volviendo a AHLAN! ¿cuál fue el momento más duro del proyecto? El momento más duro fue cuando llegué a los campamentos Saharauis y me enfrente a la situación real. Una cosa es lo que tienes en la cabeza cuando planteas un proyecto y otra cosa es cuando llegas y te enfrentas a él, en este caso era muy consciente de que el material con el que debía de trabajar eran muy delicado, me preocupaba mucho poder realizar mi trabajo respetando al máximo a las personas que tenían que aparecer en la revista. Sin embargo, fue algo maravilloso porque tuve tiempo para poder conocer primero a las personas, vivir con ellas, compartir distintos momentos, y luego surgió todo de una manera muy natural, estábamos todos muy cómodos, fue muy bonito.

¿Y el momento qué recuerdas con más cariño? Muchos, pero quizás el más conmovedor fue cuando se consiguió el dinero para producir la revista por crowdfunding, fueron días muy intensos, y ver la implicación de tanta gente para hacer realidad ¡AHLAN! fue increíble. No tengo palabras de agradecimiento.

Hace unos días tu proyecto fue seleccionado como uno de los mejores foto reportajes del año por Martín Parr y la British Journal of Photography. ¿crees que es importante que los trabajos artísticos narren realidades sin tratar por los organismos internacionales? ¿crees que el artista puede llegar a la opinión pública “problematizando” y visibilizando contextos incómodos u olvidados por los organismos internacionales? Totalmente, creo especialmente en este trabajo. Para mi es importante hasta el punto de que muchas personas se han puesto en contacto conmigo para recibir la revista aunque muchos de ellos ya estaban interesados en el conflicto Saharaui. Creo que los circuitos donde puede entrar el artista pueden ser plataformas de visibilidad de conflictos sociales, donde poder presentar realidades ciertamentes olvidadas o no tratadas, darlas a conocer o presentarlas desde un punto de vista diferente es importante.

Una cosa es lo que tienes en la cabeza cuando planteas un proyecto y otra cosas es cuando llegas y te enfrentas a él, en este caso era muy consciente de que el material con el que debía de trabajar era muy delicado, me preocupaba mucho poder realizar mi trabajo respetando al máximo a las personas que tenían que aparecer en la revista.

¿Piensas que un proyecto cómo el tuyo puede tener repercusión en el futuro del Sahara Occidental? No lo sé la verdad, es algo que no se puede saber, pero sería demasiado pretencioso si lo planteara desde ahí, de momento, es importante generar contextos donde esté presente el conflicto, en este caso la situación Saharaui, se ha “colado” en un nuevo contexto, el inglés, gracias al reconocimiento de la revista British Journal of Photography y la selección de Martín Parr.

¿Consideras necesarios escenarios y encuentros como Artifariti? Totalmente, no conozco ninguna propuesta que trabaje desde aquí, propiciando una situación para que los artistas creemos desde la realidad misma del conflicto, conviviendo con ella. Para mi fue fundamental para que el proceso pudiera funcionar.

¿Crees en el arte transformador? Creo en cómo el arte genera una reflexión en torno a lo que se presenta, pero no se si a eso le llamaría transformación.

¿Conoces a personas que se han interesado por la situación del Sahara occidental a partir de conocer tu proyecto? No, directamente no conozco a ninguna persona que a partir de conocer ¡AHLAN!, se han interesado por el conflicto Saharaui, sí que conozco a personas más activistas con el conflicto Saharaui que se han entusiasmado con el proyecto, lo han apoyado y lo han dado a conocer. 

¿Cuál crees que debería ser en tu opinión, el rol del artista en la actualidad? No coincido exactamente con que exista un rol de artista, lo que sí creo es que el artista dispone de un potencial creativo para visibilizar desde su práctica artística aspectos que desde otras disciplinas no es posible, potencialmente puede crear situaciones para investigar, puede adentrarse en aspectos que otros campos no permiten y luego dispone de ciertos circuitos públicos para comunicar y exponer la realidad que se ha investigado a otros públicos.

Creo que los circuitos donde puede entrar el artista pueden ser plataformas de visibilidad de conflictos sociales, donde poder presentar realidades ciertamente olvidadas.

¿Qué otro proyecto destacarías de los encuentros de Artifariti 2012? Me parecieron muy buenos el “Couscous Western” de los Left Hand Rotation, y las performances de Los Torreznos, fue increíble ver al campamento volcado con ellos y viendo otras formas de creación completamente alejadas del lienzo y la plástica, lo disfrutamos todos.

¿Qué proyectos futuros tienes en mente? Uy, no te digo yo que uno me lleva a otro… pues ahora estoy trabajando en otro proyecto con formato revista también que se presentará en la Bienal de Cartagena, Colombia, bajo la misma filosofía que ¡AHLAN!, pero con una realidad bien distinta, la de Cartagena de Indias, con toda la complejidad que encierra en si misma. La revista simulará a “Caras”, la revista de sociedad mas conocida de allí.

Y para finalizar, ¿Cómo se puede contribuir con la idea del proyecto AHLAN!? Difundiendo el proyecto que es el objetivo fundamental de ¡AHLAN! cuanta más gente sea consciente del conflicto Saharaui mejor para que se pueda acabar con este “stand by” de responsabilidades, en el que viven desde hace 38 años. También pueden conseguir la revista desde mi web, se puede enviar a cualquier parte del mundo. http://www.nuriacarrasco.com/index.php?/projects/ahlan/

You may also like

Leave a Comment