Home EscenariosDanza Hablamos con Farruquito antes de salir a escena para, en realidad, entregar un ratito de lo que lleva siendo su día a día toda la vida.

Hablamos con Farruquito antes de salir a escena para, en realidad, entregar un ratito de lo que lleva siendo su día a día toda la vida.

by Mira Cirera
FarruquitoCover.png

El Flamenco Festival ha llegado este año colmado de nombres enormes, uno detrás de otro, con un cartel que convierte estos días en un irresistible febrero en la capital británica, donde el teatro Sadler’s Wells, templo londinense de la danza, es el ‘must to visit’ del mes. De entre todos ellos, Farruquito repite experiencia y representa la figura masculina estrella del baile flamenco para esta edición, a la que viene acompañado por su hermano Farruco para hacer honor, durante dos días seguidos, a la “jondura” de la sangre artística de su estirpe.

Y es que juntos y revueltos se hacen brillar los unos a los otros, saliendo lo mejor de la confianza y el entendimiento de los años compartiendo y desarrollando su arte desde casa. Un arte que se mama, se entrena y se comparte y, finalmente, se deja ser con libertad sobre el escenario, para hacer cómplice al que se encuentre en la sala, quedando atrapado por lo que ocurre en el instante. Sobre todos estos temas hemos podido hablar en persona con Farruquito antes de salir a escena para, en realidad, entregar un ratito de lo que lleva siendo su día a día toda la vida.

Fotos © Noela Roibás

Fotos © Noela Roibás

Farruquito & Farruco presentan ‘Buen Arate’ -’Buena sangre’ en calé-

«Nosotros resaltamos mucho lo que es la familia, el entendernos, el ser todos uno. Quizá lo especial del espectáculo de hoy es que entre todos intentamos crear un momento inolvidable, pero entre todos. Aquí no hay una estrella y otros debajo de esa luz, sino que a nosotros nos encanta que el de al lado ilumine con su propia luz y yo creo que eso es muy bonito. Vamos todos a una, somos todos corazón latiendo al mismo compás. La gente eso al final lo nota».

«El baile siempre es el momento»

Así es para Farruquito. El bailaor sevillano se refiere con vehemencia a la cualidad de lo instantáneo, inherente para él al baile flamenco, como un valor que no debería perderse y del que deberían nutrirse tanto el baile como el cante y el arte en general, porque «no somos hoy igual que mañana».

«El baile siempre es el momento. Si hoy estoy en un estado anímico diferente, no debería bailar igual que ayer, porque entonces le estoy cortando las alas a la inspiración, a la creación y a todo lo que es la base del flamenco. Nos estaríamos limitando y condicionando a una música determinada y, aunque la persona tiene que estar al servicio de la música, también la música tiene que estar al servicio de la persona».

«Al público le gusta sentirte en el escenario, no solamente pensar en la de horas que uno se ha pasado en el estudio encerrado. Y esto está pasando mucho, yo desde aquí aprovecho para decirle a mis compañeros que todos deberíamos luchar por la autenticidad y la veracidad del momento, que pasa ahora, nace y muere enseguida y mañana pasas a otra cosa. Si no, a mi esto no me motiva».

Fotos © Noela Roibás

Fotos © Noela Roibás

Coreografía e improvisación

Elementos que han sido históricamente inseparables para la danza flamenca, donde la transmisión emotiva del bailaor se ha expresado como un impulso espontáneo que se apoya en las estructuras rítmicas, comúnmente llamadas palos.

«Hoy día se están haciendo muchísimas coreografías de principio a fin, que son una serie de movimientos estudiados, siempre en el mismo orden, con la misma expresión y gesto, la misma música, las mismas notas y en el mismo sitio. Eso está precioso y ahí hay un trabajo admirable, pero el flamenco refleja muchas cosas más».

Para él, improvisar es «haber adquirido una preparación muy grande» porque, si no, «no tienes los recursos suficientes para improvisar». Haciendo referencia a su espectáculo ‘Improvisao’, nos decía que un periodista le comentó: «¡Hay que ver, que estás trabajando con ‘Improvisao‘ más que con otros trabajos y eso que no lo has preparado!», a lo que respondió: «Pues es verdad». «Pero luego pensé que no, que cómo que no lo he preparado, yo llevo toda la vida preparándome para un espectáculo en el que yo haga lo que quiera cada día. Para eso tienes que tener una confianza, una seguridad y una preparación de muchísimos años».

«Si en el escenario haces un movimiento por el que ves a la gente reaccionar pues quizá dices: venga, pues voy a tirar por ahí. Porque tú, en realidad, para quien estás bailando es para el público. Hay que buscar un diálogo con él, si no, tú sales y haces a, b y c. No estoy de acuerdo con que la coreografía sea sagrada, la coreografía está muy bien para hacer con ella lo que uno quiera a tiempo real».

Fotos © Noela Roibás

Fotos © Noela Roibás

Expresión y comunicación: «El flamenco es un lenguaje»

«Es un lenguaje. Yo creo que el flamenco, sin menospreciar a ninguna otra danza, es una de las danzas más difíciles que hay. Porque no solamente tú puedes tener una habilidad y un estudio, sino que los movimientos los tienes que hacer al compás. El lenguaje, la expresión, lo que está pasando en el escenario no tiene nada que ver con hacer giros y tratar de impresionar, sino que estás tratando de comunicarte con el guitarrista, con el cantaor… y todo eso añadido va dificultando el lenguaje y la expresión en flamenco. Que el echar una mirada en un determinado momento, crear esa comunicación… que pasen esas cosas que incluso uno no sabe que van a pasar, eso es lo bonito del flamenco».

«El bailaor de flamenco puede ser como cualquier instrumento»

«El baile puede transformarse en percusión, se debe transformar en un movimiento, se puede convertir en cantaor rematando lo que este ha hecho con la voz y en cualquier otro instrumento. Yo, que soy una persona comprometida con lo que hago, no le echo mis horas solo al baile sino también a la música. De hecho, hace ya mucho tiempo que escribo la letra y la música de mis espectáculos; por lo tanto, cuando yo bailo, lo que suena también es a través de mi baile. Es un panorama mucho más extenso de lo que eres tú. Yo intento transmitirme no solo desde mí sino desde el general de lo que está pasando con los músicos».

Fotos © Noela Roibáse

Fotos © Noela Roibás

«Londres nos gusta a los flamencos»

«Hace tiempo que vine por primera vez con mi mujer. Yo creo que es una ciudad que a los flamencos nos gusta porque valoran la música, el espectáculo, valoran el arte de un modo muy respetuoso y muy particular. Muy como se debe respetar el arte, por encima de las cosas. No me refiero al artista sino al arte en sí. El flamenco yo creo que es una cultura y un arte maravilloso que tiene muchísima riqueza cultural, así que cuando llegas a una tierra, si lo que tú sabes que tiene un trabajo y un sacrificio el público lo abraza con cariño, siempre es un gustazo».

«La última vez que estuve aquí me puse a decir unas palabras en inglés y el público empezó a gritarme: -¡En español, en español!, ¿vas a venir aquí a hablar inglés?-(risas). Así que me dio mucha alegría ver a tantos españoles, tanta gente de dentro del mundo del flamenco».

Considerado por The New York Times como “uno de los mejores bailaores de flamenco del siglo”, Farruquito continuará su gira 2016 cruzando el charco hasta Nueva York, donde debutó a la edad de cinco años, llevando su espectáculo nuevamente hasta San Francisco y Manhattan.

You may also like

Leave a Comment