Home Words on paperGastronomía The Rías Baixas Mini-Fair, Albariños que han venido para quedarse

The Rías Baixas Mini-Fair, Albariños que han venido para quedarse

by Miriam Rodríguez
vinos.jpg

En un mercado multicultural, abierto a la experimentación y donde, en 2012, el consumo de vino blanco superó en un 2% al de tinto, era sólo cuestión de tiempo que uno de nuestros más preciados caldos celebrase su puesta de largo. Y así sucedió el pasado 25 de noviembre.

Asistentes a la masterclass de Peter McCombie © Denominación de Origen Rías Baixas

 

En un mercado multicultural, abierto a la experimentación y donde, en 2012, el consumo de vino blanco superó en un 2% al de tinto, era sólo cuestión de tiempo que uno de nuestros más preciados caldos celebrase su puesta de largo. Y así sucedió el pasado 25 de noviembre. The Rías Baixas Mini-Fair, a la que asistieron 250 profesionales acreditados, tuvo lugar en en el Glaziers Hall, a escasos metros de la catedral de Southwark y del Borough Market.

En un mercado multicultural, abierto a la experimentación y donde, en 2012, el consumo de vino blanco superó en un 2% al de tinto, era sólo cuestión de tiempo que uno de nuestros más preciados caldos celebrase su puesta de largo. Y así sucedió el pasado 25 de noviembre. The Rías Baixas Mini-Fair, a la que asistieron 250 profesionales acreditados, tuvo lugar en en el Glaziers Hall, a escasos metros de la catedral de Southwark y del Borough Market. Para los nos residentes en Londres, este último constituye templo de peregrinación culinaria semanal para foodies de todas las edades. Sí, la lengua inglesa posee un término específico para definir a los que compran en el Borough Market, participan en catas, se preocupan por averiguar el origen de la carne que consumen y conocen todos los restaurantes de moda. No son lo mismo que gourmets, cocinillas o amantes de la buena mesa. Los foodies constituyen una especie aparte.

Y están de enhorabuena; los vinos de las Rías Baixas han venido para quedarse. Así lo atestiguaron lo más granado del sector gastronómico y hostelero de la capital británica que acudió a la cita. Los más afortunados incluso consiguieron una plaza en la masterclass sobre el albariño a cargo Peter McCombie, Marster of Wine neozelandés. También se dejaron ver en por allí el presidente del Consejo Regulador Juan Gil de Araujo y su secretario Ramón Huidobro Vega. Y nosotros, por supuesto. Desde Brit Es no podíamos menos que apoyar la iniciativa con nuestra presencia.

Las trece bodegas que viajaron a Londres presentaron un abanico de posibilidades vinícolas en forma de cuarenta marcas: desde vinos de 3,5 euros por botella hasta el Comtesse de Pazo de Barrantes. Como nos contó Jackie Brown de MMD, su importadora en el Reino Unido, un vino de alta gama distribuido entre su exclusiva lista de clientes.

 

Los vinos de las Rías Baixas han venido para quedarse. Así lo atestiguaron lo más granado del sector gastronómico y hostelero de la capital británica que acudió a la cita. Los más afortunados incluso consiguieron una plaza en la masterclass sobre el albariño a cargo Peter McCombie, Marster of Wine neozelandés.

A simple vista, puede parecer que el mercado británico está dominado por caldos producidos en Chile, Australia, Nueva Zelanda o Argentina y para el Brit Es melancólico a veces supone una pequeña odisea encontrar un vino español de calidad. Natalia Rodríguez de Señorío de Rubiós, nos aclaró que eso se debe principalmente a que los costes de producción son más bajos en estos países y por eso pueden exportar a gran escala. La bodega a la que representa ya exporta sus albariños Señorío de Rubiós y Val do Xuliana y, con su presencia en la feria, esperaban ampliar su presencia en el mercado británico. Una apuesta decidida por la exportación que resulta, según nos confesó, “fundamental” en los tiempos que corren.

Resulta que el Reino Unido ya es uno de los principales destinos de exportación para la Denominación de Origen Rías Baixas. Patricia Oubiña, de Condes de Albarei, nos contó que se trata del segundo país por volumen de exportación de la Denominación de Origen, sólo por detrás de EEUU. Eso, a pesar de la carga impositiva que sufre el producto al pasar por la aduana; Giovanni Arpaia, de Moreno Wines, que presentaba dos vinos de la Adega Maior de Mendoza, nos explicó que el Reino Unido es el segundo país de la Unión Europea donde el vino paga más impuestos (más de 1,50 libras por botella de 75 centilitros).

Buenas noticias pues para foodies, gourmets, sibaritas y consumidores de a pie. Sin lugar a dudas, una de nuestras manifestaciones culturales más reconocidas y admiradas en el Reino Unido es la gastronomía. El buen comer y el buen beber se encuentran en las mentes británicas a la altura de Picasso y el flamenco como elementos definidores de la cultura española. Cada vez es más frecuente encontrar en los supermercados chorizo (y experimentos culinarios varios perpetrados con él), queso manchego, aceite de oliva o multicolores bandejas de plástico rotuladas como “Spanish tapas”. Es muy fácil que la oferta de bebidas espirituosas del pub local incluya algún vino y un par de cervezas Made in Spain. Y, después de lo visto en la feria, esperamos que cada vez más albariños de la Denominación de Origen Rías Baixas.

You may also like

Leave a Comment