Home Arte Daiga Grantina, entre el paladar y los dientes