Home Arte ‘Future Dust’ el arte de MªJosé Arceo que recorre el Támesis

‘Future Dust’ el arte de MªJosé Arceo que recorre el Támesis

by Vanesa Cejudo

Empezar a escribir sobre el proyecto artístico de Mª José Arceo ‘Future Dust’, es tan difícil como querer abarcarlo en unas líneas. Se podría decir, por intentar encontrar un origen, que comienza con la eXXpedition Crew del 2014 que cruzó el Atlántico de Lanzarote a Martinica en la Odisea Atlántica de la UNESCO. La travesía estaba formado por 14 mujeres: científicas, diseñadoras, cineastas, biólogas, ecologistas y una artísta, María; que exploraría bajo la influencia de sus compañeras de viaje, la incidencia de los microplásticos en nuestro entorno y nuestra vida. Para ello recogería en pequeñas instalaciones de cristal los microplásticos encontrados para mostrarlos y exhibirlos dentro de sus futuras exposiciones. De esta manera traería a cada uno de los que nos hemos encontrado con sus intervenciones artísticas, toda una conmovedora historia de los microplásticos que empieza y termina con nosotros mismos.

Mª José Arceo en su instalación 'Future Dust' Fotos © Cristina Calvo

Mª José Arceo en su instalación ‘Future Dust’ Fotos © Cristina Calvo

En esta ocasión, Mª José, a pesar de las dificultades que esta decisión conlleva, construye una gigantesca instalación, ‘Future Dust’, que clama como testigo la huella de nuestro consumo. No cabe ninguna duda, no hay opción a ella, es una realidad tan obvia, como la necesidad de cambiar nuestros hábitos.

Su obra contiene la recolección de la basura plástica de más de 40 playas alrededor del Támesis, el proceso de recogida es el previo a limpiarla, clasificarla y mostrarla. Cuando hablamos de toneladas de plástico, empieza a ser un trabajo de titanes llevado a cabo únicamente por ella y Laura, quien trabaja en la gestión del proyecto. Su determinación y su afán por traer al mundo una reflexión consciente de nuestros hábitos desmesurados, la llevan a construir esta inmensa instalación tras varios meses de workshop y charlas en donde invitan a las personas a participar en la recolección y clasificación de los plásticos.

Estos talleres son el primer encuentro con algo que apenas reconocemos en nuestro día a día. Clasificar los plásticos recogidos por tamaños, colores y formas, nos obliga a ver la realidad desde otro lugar, porque aparecen  patrones y series que nos hablan de posibles cambios urgentes en nuestras rutinas: “Amarillos”: el plástico del interior de los huevos Kinder ¿Sería posible reclamar masivamente  a esta empresa que deje de hacer estos huevos de plástico?, “Blancos”: palillos de los oídos ¿Dejaremos de tirar esos palillos al water? y ¿podremos sustituirlos por materiales como el bambú, o la madera? , “Transparente”: miles de botellas de plástico, ¿no debería ser una obligación usar nuestra propia botella reciclable? ; “Redondas”: tapas, tapas, tapas ¿podríamos empezar a usar en nuestro café take away nuestra propia taza? ; “Naranjas”: muñecos, ¿no sería un gran aprendizaje para todos empezar a usar muñecos de madera?, y así una lista interminable de objetos que se presentan clasificados y que nos muestran el uso diario que hacemos de ellos, y que de una manera u otra, acaban en nuestro propio organismo… ¿Cómo?: Por medio de los microplásticos, ese polvo del que nos habla María José Arceo ‘Future Dust’, que es ingerido por los peces confundiéndolo con plancton, y que finalmente acaba en nuestro estómago causando problemas como cáncer e infertilidad.

En el 2050 se prevé que haya más plásticos que peces en nuestros océanos. Ella suele comenzar sus charlas contando su encuentro en el Támesis de una suela de zapato de la época de los Tudor, por entonces se usaban pieles curtidas de animales para fabricarlos. ¿Podemos imaginar el impacto de esta basura plástica no orgánica, vertida durante años?.  Esta imagen de la huella humana en nuestro entorno, es la que evoca en su instalación  gigante, una gran pisada que contiene los plásticos recogidos durante los últimos meses de la ribera del río. 

Instalación 'Future Dust' de Mª José Arceo. Fotos © Cristina Calvo

Instalación ‘Future Dust’ de Mª José Arceo. Fotos © Cristina Calvo

No puede decirlo más claro, el cambio está en nuestras manos, aunque instituciones, gobiernos y leyes aún no lo consideren prioritario, no solo por la falta de acción y de inversión en la concienciación de este problema, sino por el hecho mismo de no haber recibido apenas ayudas para la construcción de su obra. Una obra que requeriría de medios de los que escasamente dispuso, un equipo de trabajo, un grupo de personas que recogieran la basura plástica con ella, recursos para limpiar lo recolectado, transporte para mover el plástico acopiado, algo que hace si cabe más encomiable la valentía de esta artista, que se atreve con el consumo masivo, a través de horas y días recogiendo, limpiando y almacenando basura plástica.

Lo más increíble de todo, es cómo consigue convertir  esas horas de duro trabajo con la basura, en una bella y contundente obra, ‘Future Dust‘. Durante la noche se transforma en una cierta poesía cuando la iluminación llevada a cabo por el artista holandes Tim Scheffer, hace palpitar de nuevo a esos plásticos. Y vuelven a vibrar cuando te acercas y sabes que te están llamando para cambiar algo desde ya y desde aquí, porque ‘Future Dust‘ comienza y termina, ni más ni menos, que con nuestros propios actos.


Future Dust forma parte del Themes Festival Trust y estará visible en la ribera del Támesis todo este mes de septiembre.

Localizaciones y fechas:
Vie 1 Septiembre 2017, 11am – 11pm / Potters Fields Park, SE1 2AA;
Dom 3 – Mie 6 Sep, 11am – 11pm / OxoTower Courtyard, Bargehouse Street, SE1 9PH;
Vie 8 – Mie 13 Sep, 11am – 11pm / St. Katharine Docks, St. Katharine Marina, 50 St. Katharine’s Way, E1W 1LA;
Vie 15 – Mie 20 Sep, 11am – 11pm / Watermans, 40 High St, Brentford, TW8 0DS;
Vie 22 – Sab 30 Sep, 11am – 11pm / Canary Wharf, adjacent to Canary Wharf Pier, E14 8RR

Más información: http://totallythames.org/event/future-dust

Imágenes: Instalación ‘Future Dust’ de María José Arceo en Oxo Tower Courtyard.
Fotos © Cristina Calvo

You may also like

Leave a Comment