Home Opinión Adiós, querida onda corta