Home Diseño Agustin Coll, el ilustrador que se mueve entre arquitecturas personificadas, storyboards y murales

Agustin Coll, el ilustrador que se mueve entre arquitecturas personificadas, storyboards y murales

by Ana Galera
AgustinCollCover.png

Agusti Coll nos habla de cómo es la vida como ilustrador en Londres, desde su rutina diaria hasta como encuentra la inspiración para sus obras.

Original de Barcelona, Agustín Coll se graduó en ESCAC (Escuela Superior de Cine y Audiovisuales de Cataluña) en dirección artística. Vino a Londres hace siete años para estudiar un master en Artes Visuales en Camberwell College, donde empezó a desarrollar su proyecto más ambicioso: Arquitectura Personificada. Consiste en ilustrar edificios famosos y dotarlos de personalidad propia. Su interés por la arquitectura le viene influenciado por su padre, también su gran sentido del humor, que se ve plasmado en la mayoría de sus obras. Muchas de estas ilustraciones han sido vendidas como cuadros originales, otras publicadas en revistas y magazines. Constantemente sigue buscando y observando edificios emblemáticos para dotarlos de vida. Es un proyecto en proceso constante. Sin embargo, su principal actividad como ilustrador es dibujar storyboards para anuncios y videoclips. Pero también ha publicado una novela gráfica Rock the Boat (Banter Publishing), ha pintado murales, ilustrado portadas de discos y ha hecho animaciones 2D. Hoy en día se encuentra inmerso como ilustrador y director de arte en Tailless, un cuento ilustrado interactivo que se publicará como aplicación para móviles.

Tailless © Agustín Coll

Tailless © Agustín Coll

¿Qué es lo que más te gusta de la ilustración?
La capacidad de recrear lo que está en tu imaginación, de manera que puedes compartirlo con los demás. Recuerdo haber leído hace muchos años una entrevista a Tim Burton que decía que la sensación de poder plasmar lo que sólo está en tu imaginación da más subidón que cualquier droga que te puedas tomar.

¿Cuál era el trabajo de tus sueños cuando eras niño? ¿Era ser ilustrador o otra cosa?
Era ser fabricante de Tortugas Ninjas (risas).

¿En serio?
Sí. Me gustaban tanto sus dibujos y los muñecos de acción que quería poder diseñarlos yo. Así que dibujaba comics en los que los protagonistas eran las Tortugas Ninjas y sus amigos.

¿Ser ilustrador hoy en día es como te imaginabas cuando empezaste?
No tenía una idea muy clara de lo que era ser ilustrador pero porque realmente nunca me lo planteé. Simplemente me encontré dibujando storyboards para mis compañeros cuando estudié en el ESCAC, y después, cuando se corrió la voz también dibujé para mis profesores. Cuando a estos les salían trabajos me volvían a llamar, como J.A. Bayona (director de ‘Lo Imposible’) para algunos de sus videoclips, y sin darme cuenta acabé trabajando como storyboard artist. Si te digo la verdad, yo pensaba que era algo más lucrativo. Sólo hace falta ver las películas de Kevin Smith como en Persiguiendo a Amy para darse cuenta que no se gana mucho dinero dibujando. 

¿La diferencia básica es el dinero que se gana?
Desde luego es lo que me preocupa más, aunque también hay la vertiente más monótona del trabajo que es mantenerse actualizado y practicar constantemente para mejorar la técnica. También hay quien se mantiene fiel a su estilo personal y  no intenta mejorar en un sentido más académico.

The Barbican © Agustín Coll

The Barbican © Agustín Coll

¿Cómo trabajas? ¿Trabajas en casa? ¿Tienes algún lugar? ¿Alguna disciplina horaria?
Todo depende. Cuando hago storyboards normalmente voy a los estudios y trabajo en sus oficinas. No es siempre el caso, algunas veces quedo directamente con el director en algún café y ellos me dicen lo que quieren. Hacemos los bocetos de los planos y luego voy a casa y los acabo. Cuando trabajo en mis propios proyectos, como la ilustración de Arquitectura Personificada, pues trabajo en casa o voy a cafés o sitios en los que me sienta cómodo. Porque a veces cansa trabajar en casa. Cuando hice el cómic Rock the boat estuve nueve meses trabajando en él, trabajaba en casa y fue bastante agotador mentalmente.

Lo que haces más a menudo son los storyboards, pero has trabajado en murales, portadas de discos, comics, libros ilustrados, cuadros ¿Qué es lo que más te gusta hacer? ¿Con qué has disfrutado más?
Disfruto haciendo un poco de todo, es más… lo necesito. Porque haciendo siempre lo mismo me aburro y me saturo. Necesito ir variando y tener en marcha proyectos que sean diferentes. Por ejemplo Tailless, es un storybook interactivo en el que trabajo, con un estilo mucho más comercial, como de dibujos animados tradicionales. Pero resulta un gran placer poder hacer algo mucho más ligero y entretenido que por ejemplo la Arquitectura Personificada, que puede ser un poco densa a veces, o los storyboards que son muy técnicos y en ocasiones estresantes.

Sobre tus obras de Arquitectura Personificada ¿cómo decides que personalidad darle a los edificios?
Normalmente me informo bien antes. Leo sobre la historia de un edificio, en que época se construyó, para qué se construyó, qué uso se le da o qué gente vive allí, etc. Aunque a veces no se vea reflejado en la obra, esto es una parte importante del proceso creativo. En muchos casos, puede ser una excusa simple: la estética del edificio y las connotaciones sociales o los prejuicios que la gente puede tener respecto a un tipo de arquitectura. Realmente se pueden decir muchas cosas sobre nosotros mismos sobre cómo interpretamos la arquitectura, cómo entendemos la sociedad o nos relacionamos con el espacio.

En general ¿de dónde sacas tu inspiración? ¿Cómo te inspiras para iniciar una nueva obra o un nuevo proyecto?
Es extraño, no sabría explicarte cómo. Algunas de las mejores ideas las he tenido pues yendo en bici. Pasear en bici por Londres es una gran fuente de inspiración, sobre todo en lo que concierne a la ilustración de arquitectura. Porque es la mejor manera de descubrir edificios y zonas nuevas que me pueden dar nuevas ideas.

© Agustín Coll

Mural en el foot tunel de Greenwich © Agustín Coll

Arte es expresión ¿qué es lo que tú quieres comunicar?
Esto suena muy grandilocuente. No hay una cosa que yo quiera comunicar, si no que depende del momento. Idealmente quieres pensar que el público va a entender o va a sentir lo que tu has sentido. No me interesa a mi tanto entender el concepto de manera racional como qué sensaciones o qué emociones despierta la obra en el espectador. Me gusta pensar que mis obras son mucho más emocionales. La empatización es muy importante en el proceso, me gusta pensar que hago al espectador participar en este mundo que he creado.

¿En que proyectos trabajas ahora mismo?
Pues a veces me cuesta resumir todos los proyectos en los que estoy trabajando porque intento hacer muchas cosas a la vez. Ahora mismo, le estoy dedicando mucho tiempo a Tailless, este cuento interactivo, que incluye pequeños mini juegos. Es muy entretenido ya que es un proyecto que va más allá de la simple ilustración, a veces tenemos que hacer animaciones, juegos. Disfruto mucho de poder trabajar con más gente, de hecho, con amigos. Es genial pasar tiempo desarrollando un proyecto común. Es un proyecto largo, en constante evolución. Tiene mucho feedback de varias personas y hay que estar muy presente en el proyecto y no apegarse mucho a la historia porque ha de seguir avanzando y has de estar dispuesto a cambiarlo.

También estoy preparando una exposición colectiva con otros artistas. La exposición será este mes, Junio, en Hackney Downs y planeo tener hechas nuevas obras de arquitectura personificada para la exposición.

© Agustín Coll

Página de la novela gráfica Rock the Boat, de Banter Publishing © Agustín Coll

Llevas siete años viviendo en Londres ¿cómo te ha tratado esta ciudad?
A veces estoy muy contento de estar en Londres, pero a menudo me he sentido muy miserable. La escala de grises a veces queda eclipsada por estos momentos que a veces han sido muy difíciles realmente. No es una ciudad fácil. 

¿Te has encontrado obstáculos o algún tipo de discriminación por el hecho de ser extranjero?
Realmente no. Creo que he tenido mucha suerte en este sentido y Londres y los ingleses me han acogido bien. Influye mucho tu nivel de inglés y lo abierto que estés respecto a su cultura. En realidad tenemos que ser realistas, estamos en otro país, estamos en el Reino Unido y es nuestra responsabilidad adaptarnos, o al menos conocer sus costumbres y saber relacionarnos con ellos.

¿Dentro de tu sector, cómo ilustrador, te has visto discriminado?
No, realmente no. Porque en el sector creativo no importa de donde vengas mientras sepas hacer el trabajo bien. Y en el mundo de los storyboards, que fue donde se me dio mi primera oportunidad, lo importante es que lo puedas hacer a tiempo, que lo hagas bien y que te puedas comunicar a un nivel básico. Con que sepas hacer el trabajo y lo hagas bien, es un sector muy abierto, pero en realidad, en cuestión de trabajo el Reino Unido es muy abierto y no tiene muchos prejuicios.

¿Tienes planes de volver a España?
No a corto plazo. Quizá si hubiera mejores perfectivas laborales pues me lo plantearía, pero por una cuestión muy obvia: el clima es  un aliciente y el estilo de vida también. Sé que si tuviera que tener una familia lo haría en España. Sé que mi vida la acabaré allí. Pero por el momento no tengo planes de volver. Estoy bien aquí y Londres me da lo que necesito.

————————————

Más información sobre Agustín Coll y su trabajo en los siguientes enlaces:
www.augustinecoll.com
www.agustincoll.blogspot.co.uk

You may also like

Leave a Comment