Home Cine Asistimos en Edimbugo a «Doc&Wine» el evento de Iberodocs para recaudar fondos para su próxima edición

Asistimos en Edimbugo a «Doc&Wine» el evento de Iberodocs para recaudar fondos para su próxima edición

by Ana G. Chouciño
fotograma Nuestro Mar.jpg

Doc&Wine, un evento de IberoDocs para recaudar fondos para el festival que tendrá lugar del 10 al 14 de mayo y celebrar que siguen creciendo.

El tiempo ha volado, e IberoDocs está ya preparando su cuarta edición. Desde hace cuatro años reúne en las salas a iberoamericanos y escoceses para acercarnos a un género que parecía un reto: el documental. Y lo han conseguido. Esta vez han querido regalarnos un adelanto, tres cortos acompañados de un evento: Doc&Wine, para recaudar fondos para el festival que tendrá lugar del 10 al 14 de mayo y celebrar que siguen creciendo. Mar Felices sigue a cargo de la dirección artística, y ahora se encarga además de la dirección ejecutiva con la ayuda, entre otros, de Elia Ballesteros, Patricia Vázquez y Beatriz Dionis.

Fotograma de Os Meninos do Río

Gayfield Creative Space llenó su aforo. Me imagino todo el trabajo que hubo detrás pero daba la impresión de que nos habíamos reunido con total naturalidad, como quien celebra el cumpleaños de un amigo. Disfrutamos los cortos y después nos levantamos a saludar a todos aquellos con los que hemos coincidido año tras año. Nos acompañaba, además, la música de Carlos Donaire y Jokin Etxeberria, que nos han prometido disco para mayo bajo el sello de Listen Organic.

Dos días después he vuelto a pensar en esos cortos. Supongo que se habían quedado en mi cabeza, que flotaban como las partículas de luz entre el proyector y la pantalla. Han vuelto porque su intensidad no es proporcional a sus escasos minutos, porque cuando se dejan estas historias guardadas en un cajón regresan con matices que solo se revelan si han estado a oscuras.

Os meninos do río. En la ciudad de Oporto varios jóvenes se hacen adultos a la orilla de un río. Los saltos desde el puente Luis I se convierten en iniciación y Javier Macide espía el ritual con su cámara. Un niño busca el valor para saltar. El objetivo, impresionar a la chica que le gusta, y su historia se convierte en la historia de todos, en un cuento universal de amores platónicos, esperanzas y rechazos. La ciudad portuguesa de fondo, y esos niños, a los que ya había retratado Manuel de Oliveira, son ahora actores de su propia vida. La ficción se transforma en realidad, y los personajes se mueven ante la cámara con la misma soltura con la que se encaraman a ese puente.

Fotograma de Flor de Mil Colores

Flor de mil colores, de Karen Vázquez, nos sube a más de 4000 metros del nivel del mar. Bolivia, un paisaje ante un océano de nubes ante el que nos falta el oxígeno. Un campo de fútbol imposible, y una mina desagradecida que quita más vida de la que da. Emiliana interpreta también su propia historia, la de una mujer que había intentado sobrevivir en La Paz pero volvió allí con sus siete hijos, huyendo de un marido violento. Y este pequeño pueblo en mitad del cielo se convierte en infierno, en una comunidad a la que el progreso sólo ha llegado para hacer daño, para camuflar la miseria con alcohol y desangrar las montañas. La ternura del primer corto se ha convertido en belleza que duele y la esperanza ha desaparecido.

Pero enseguida la encontramos de nuevo. En la pantalla Nuestro Mar, de Eileen Hofer. Mientras un huracán se aproxima a la costa, Emilio observa el mar desde su casa en la Habana. Lo seguimos en la lentitud de lo cotidiano, inmutable a pesar de las noticias de la radio. Emilio cuida a su madre, ya anciana, hace pesas, o arregla las zapatillas de una bailarina a la que no se atreve a saludar. Vuelve a mirar el mar, que es calma a pesar de la tormenta que se presiente, y la esperanza inunda la pantalla: metáfora de un país y de una actitud ante la vida.

IberoDocs nos ha dejado con ganas de más. Nos ha dado a probar una pequeña dosis, la suficiente para engancharnos y que nos preguntemos cuáles serán los títulos de la próxima edición. Esperamos que sigan diluyendo límites como hicieron hasta ahora, que mantengan nuestra esperanza a pesar de que amenace tormenta. Seguro que no defraudan.

Foto de portada: Fotograma de ‘Nuestro Mar’ de Eileen Hofer.

————————————-
Doc&Wine ha sido posible gracias a El Consulado de España en Edimburgo, Learñ en el Patio, Viajar por Escocia, La Sal, Indaba Deli, Orinoco, The Apartment Restaurant, The Arran Destilery, Camera Obscura y Gayfield Creative Space.

You may also like

Leave a Comment