Home Escenarios La Spanish Theatre Company, un sueño hecho realidad

La Spanish Theatre Company, un sueño hecho realidad

by Brit Es Magazine
STCreviewCover.jpg

La pasada semana, la STC presentaba su último montaje, la versión española de Eloísa está debajo de un almendro, esta vez en el Cultural Space de Canada Water, una moderna y versátil sala con capacidad para 150 personas. El éxito de la compañía se ha hecho patente una vez más ya que como en anteriores puestas en escena ha colgado el cartel de «Sold Out2 desde días antes de la representación y ha recibido elogiosos comentarios de los entendidos. En este artículo repasamos lo ha sido su fulgurante trayectoria, así como algunos secretos de entre bastidores.

Foto: Un momento de representación de Eloísa está debajo de un almendro, por la STC

Hace apenas un año Brit Es Magazine se hacía eco desde estas páginas del ambicioso proyecto del actor, director y productor Jorge de Juan de crear una compañía de teatro española en Londres. Un mes más tarde la Spanish Theatre Company hacía su presentación en el White Bear Theatre, un pequeño y emblemático espacio que apenas acoge a 40 espectadores pero donde dieron sus primeros pasos  actores de la talla de Torben Betts o Lucinda Coxon y cuyas paredes muestran testimonios gráficos de su paso por allí de celebridades como Ian McKellen o Mick Jagger.

La pasada semana, la STC presentaba su último montaje, la versión española de Eloísa está debajo de un almendro, esta vez en el Cultural Space de Canada Water, una moderna y versátil sala con capacidad para 150 personas. El éxito de la compañía se ha hecho patente una vez más ya que como en anteriores puestas en escena ha colgado el cartel de sold out desde días antes de la representación y ha recibido elogiosos comentarios de los entendidos. En este artículo repasamos lo ha sido su fulgurante trayectoria, así como algunos secretos de entre bastidores.

En breve será anunciada la apertura de un espacio propio y definitivo, que contará con un pequeño teatro, aulas para talleres y cafetería abierta al público, con la vocación de servir de foco de atracción para las gentes de la cultura de habla española.

Jorge de Juan, impulsor y alma del proyecto, ha ideado una peculiar manera de hacer teatro: la lectura dramatizada con puesta en escena. Su fórmula ha sabido enganchar a un público que ya sigue a la STC allá donde representa, ya que cada montaje trae nuevas sorpresas. La compañía está dando cabida tanto a profesionales de la escena de reconocido prestigio como a otros más noveles, entre los que se cuentan actores, actrices, compositores, escenógrafos, diseñadores o vestuaristas que desarrollan su actividad en la capital británica. Puesto que de momento la STC no cuenta con recursos económicos, la participación tanto de técnicos como de actores es totalmente desinteresada. De Juan hace un casting para cada nueva puesta en escena, donde se explica el funcionamiento de la compañía a todos los que acuden a la convocatoria: una vez repartidos los papeles, cada actor prepara por su cuenta el texto que le han asignado. Debido que la mayoría de los participantes tienen trabajo propio, los ensayos se hacen tan solo cuatro días antes del estreno, donde se da una única representación. El día de marras, el equipo es citado horas antes, ya que será en ese lapso donde la obra se pasa íntegra por primera y única vez, con vestuario, escenografía e iluminación, eso sí, los actores llevan el libreto en la mano y, aunque con frecuencia se saben el texto, sirve de pie a diálogos o entradas y salidas.

Las representaciones de la STC generalmente comienzan con unas palabras de su director donde explica a la concurrencia estos pormenores, solicitando disculpas para los posibles errores ya que se trata de un proyecto experimental donde prima el tanto el texto como el trabajo actoral. Una vez iniciada la representación, el resultado se ve pronto, las magníficas interpretaciones que se suceden en escena hacen olvidar su carácter de “lectura”, el libreto se hace invisible por arte y magia del teatro. Por su parte, los actores y actrices que participan destacan de manera unánime la adrenalina y el reto que supone trabajara así, aunque todos muestran su satisfacción por la experiencia. “Esto es de locos, una carrera contra reloj, ¡pero siempre sale!” es el comentario más generalizado entre los que arropan el proyecto.

alt

Catherine Boyle, José Luis Acosta y Andy Dickinson en el coloquio posterior a The Night

Exitosa trayectoria
Y es que, aunque parezca fruto de la improvisación, el funcionamiento de la STC está diseñado en toda su amplitud. Al liderazgo indiscutible de De Juan, secundado por Paula Paz, su adjunta a dirección, se ha sumado Andy Dickinson en la producción, así como un importante número de colaboradores que impulsan una manera determinante de hacer cultura, de representar la marca España en Londres. Un proyecto donde no sólo el teatro se verá representado, sino que contempla también las artes plásticas y la gastronomía. De momento, la primera fase es la actual, la puesta en escena de autores clásicos y modernos de habla hispana (con representaciones en español y/o inglés) completada en su aspecto educativo. La faceta didáctica está centrada en dos aspectos, por un lado a través de cursos actorales – como cantera de talentos – dirigida tanto a actores profesionales como a principiantes, y por otra, la introducción del teatro en algunos colegios, como herramienta de aprendizaje del español. También está siendo desarrollado el aspecto asociativo, buscando involucrar a las instituciones académicas e institucionales londinenses de más prestigio; tal es el caso del King’s College of Art, comprometido a través del departamento de Spanish and Latin America Studies, en la persona de Catherine Boyle, prestigiosa experta en traducción de textos teatrales integrada plenamente el proyecto, la académica ha colaborado con la compañía haciendo la versión inglesa de La Noche de José Luis Acosta, quien acudió al estreno de su obra y participó junto a Boyle en distintos workshops para dar a conocer entre los alumnos tanto el trabajo de autor como el de traductor teatral.

(…) en el que están enfocados todos sus esfuerzos: encontrar el mecenazgo definitivo entre las empresas e instituciones españolas que se precian de respaldar la internacionalización de nuestro patrimonio más universal.

Igualmente cabe resaltar el determinante apoyo del Council de Southwark – titular de la actual sede de las representaciones – donde se encuentra la mayor comunidad hispano-hablante de Londres. La infraestructura y relaciones de la compañía con el ámbito cultural londinense son ya una realidad, hasta el punto que según sus fuentes, en breve será anunciada la apertura de un espacio propio y definitivo, que contará con un pequeño teatro, aulas para talleres y cafetería abierta al público, con la vocación de servir de foco de atracción para las gentes de la cultura de habla española. Ahora sólo les falta la guinda que culmine el pastel en el que están enfocados todos sus esfuerzos: encontrar el mecenazgo definitivo entre las empresas e instituciones españolas que se precian de respaldar la internacionalización de nuestro patrimonio más universal.

Un poco de historia
Desde el inicio de su andadura seis han sido las presentaciones públicas de la Spanish Theatre Company, la primera, Hay que deshacer la casa, de Sebastián Junyent, en versión de Andoni Ferreño. Un mano a mano entre el mismo Jorge de Juan y Pablo Turégano, dos pesos pesados de la escena española para demostrar que otra forma de hacer teatro es posible. Le siguió la puesta en escena de La casa de Bernardetta A, de Lourdes Ortiz, representada primero en inglés y luego es español. Aquí hubo un cambio de ubicación, el Southwark Play House era ahora la sede, un espacio que duplicaba la anterior capacidad. Además de la asistencia de la autora, la obra contó entre su audiencia con el embajador español, Federico Trillo y las más altas jerarquías del Instituto Cervantes, que dejaban así patente su respaldo al proyecto.

La siguiente fue Olvida los Tambores de Ana Diosdado. Aquí fue la anécdota la principal protagonista, dándose el caso que uno de los actores principales fue requerido por una importante serie de televisión el día antes al estreno, teniendo que ser sustituido. De nuevo De Juan y Turégano asumieron el riesgo y representaron sus papeles sin apenas haber trabajado el texto. Una vez más el milagro se hizo posible.

Los jóvenes talentos igualmente tuvieron su chance en el Showcase de diciembre, muchos de los alumnos de los cursos hacían su primera aparición en público, unos eran estudiantes avanzados pero otros era la primera vez que hacían teatro, descubriendo su vocación precisamente es estos cursos. Con una cuidada selección de textos, representados tanto en español como en inglés, quedó patente primero, que hay una cantera importante de artistas españoles y latinoamericanos en Londres y  segundo, que los directores de la STC son capaces de sacar lo mejor de cada uno de ellos.

The Night supuso una prueba de fuego para la programación de la joven compañía ya que era la primera que se representaba sólo en inglés, había expectación por saber la capacidad de convocatoria del teatro español para el  público anglo. El reparto estaba encabezado por la reputada actriz Louise Taylor Smith en el personaje de Elena. Entre sus otros trabajos, ha sido dirigida por Stanley Kubrick en ‘Eyes Wide Shut’, donde aparece junto a Tom Cruise. El prestigioso actor español Enrique Arce, la jovencísima Adela Leiro y una de las alumnas de los cursos actorales, Ángela Jiménez, completaron el reparto. Como en las funciones anteriores, también esta colgó el no hay billetes dos días antes del estreno. Esta vez la sorpresa vino de la mano de María de Juan, una recién graduada cantante y compositora que abrió el espectáculo con una de sus canciones e interpretó al piano durante la obra la música que Yaiza Varona había compuesto para la ocasión. El autor, José Luis Acosta, que a su vez es presidente de la Sociedad General de Autores de España, se mostró realmente satisfecho con el trabajo de la compañía.

alt

Louise Taylor Smith y Enrique Arce en una escena de The Night / Eloísa está debajo de un almendro

Eloisa y el cambio de rumbo
La siguiente pieza en la programación estable de la STC para este trimestre ha sido la divertida comedia Eloísa está debajo de un almendro de Enrique Jardiel Poncela, lo que ha supuesto otro paso hacia delante de la compañía. El cambio de emplazamiento era ahora el principal aliciente. En el moderno entorno de Canada Water, el Cultural Space hace la multifunción de biblioteca, teatro y centro cultural. El espacio dedicado a escena cuenta con una capacidad de 150 espectadores y un equipamiento técnico importante. Recursos que fueron ingeniosamente utilizados por De Juan y su equipo. La obra está compuesta por 25 personajes, difícilmente reunibles en un escenario, de modo que la primera escena – que cuenta con 14 actores – es proyectada en una pantalla multimedia en interacción con los personajes que van apareciendo en el escenario real. Igualmente hay otra proyección, realizada por el artista y escenógrafo Ángel Haro, que hace un dibujo a mano alzado de la estancia descrita por Jardiel en el libreto original. La iluminación, escenografía y vestuario (Pablo Baz y Amaia Contel) han sido especialmente mejoradas en este montaje, suponiendo una mejora importante respecto a montajes anteriores.

El próximo día 20 la STC presenta la versión inglesa de Eloísa está debajo de un almendro de Jardiel Poncela.

De esta Eloísa, resaltar el brillante trabajo de sus protagonistas, un complejo texto, con escenas muy numerosas y con rápidas entradas y salidas de personajes. Hay que destacar especialmente el trabajo de Sofía Monreal, en el papel de tía Clotilde, cuya genial vis cómica mantuvo la sonrisa de los espectadores en todas sus escenas. Igualmente, el papel de Ezequiel, un estrambótico aficionado a los experimentos, defendido con brillantez por David Luque que se estrenaba con la compañía así como el corto pero lucido papel de Dimas, el policía que se hace pasar por un criado cojo, interpretado por el actor peruano Sergio Maggiolo. La obra será representada el próximo día 20 de Marzo en su versión inglesa.

Las siguientes Lecturas Dramatizadas, como figura en su web, serán La lengua en pedazos, de Juan Mayorga, una recreación basada en el libro La vida de Teresa de Jesús y Nina de José Ramón Fernández. La vida es sueño de Calderón, La Tortuga de Darwin de Juan Mayorga, pensada para el público escolar y Bodas de Sangre de García Lorca iniciarán las producciones de la Compañía en el mes de Octubre coincidiendo con la apertura de su espacio definitivo con representaciones diarias tanto en español como en inglés.

Para todos estos trabajos serán convocados los correspondientes castings, animando así a los profesionales de la escena residentes en Londres a participar en sus producciones.

En suma la Spanish Theatre Company es ya un proyecto hecho realidad que no va a hacer más que crecer en los próximos meses, y no solo gracias al trabajo de su compacto equipo, sino a la calurosa acogida y apoyo de un público ávido del trabajo bien hecho y en suma, del talento y la creatividad española, demostrada sin fisuras por este colectivo de emprendedores.

© Fotos cedidas por la STC

————————————————-

Web oficial de la STC: www.spanishtheatrecompany.org.uk

Facebook : www.facebook.com/SpanishTheatreCompany

@SpanishTheatreC

You may also like

Leave a Comment